Archivo | octubre, 2013

Risotto muxarra

19 Oct

El bar-bocatería muxarra era un local situado cerca del infierno que elaboraba las mayores delicias entre pan y pan que he conocido. Buen material, buen pan y buenas ideas. No hace falta mas.

Resulta ser que este glorioso centro gastronómico ideó y ejecutó su bocata estrella, al que bautizaron con el nombre del local. Para todos los de nuestra cuadrilla fué mas adictivo que el international superstar soccer (deluxe). Ese bocadillo de confit de pato desmigado con setas y fina salsa de roquefort solía ser la cena habitual despues de ver el partido de la Real Sociedad

Pedido habitual de domingo

Imagen de un típico pedido a domicilio al muxarra

Rindo un sincero homenaje a los miles de muxarras que me he zampado con esta version personal arrisottada de la mejor muestra de cariño que se ha creado nunca entre dos panes.

Ingredientes para dos
Un puerro
Arroz arborio o bomba. (Evitar arroces largos tipo basmati)
Un litraco de caldo de pollo
Un confit de pato
Un puñado de setas (girgolas)
Parmesano
Una punta de roquefort
Nueces

20131019-201615.jpg

Comenzamos pochando el puerro picado con un poco de aceite y…. hagamos maldades: Un poco de grasa de pato. Si, es poco sana. Si, es un crimen contra la trigliceridad. Pero en cuanto se deshaga esa grasita comprenderéis que la vida va de ser feliz. Y si el aroma del puerro deshaciendose entre grasa de pato no os transporta al mundo del placer, amigos mios, me compadezco de vosotros.

Mientras los lagrimones nos caen irremediablemente, vamos troceando las gírgolas y las añadimos a la olla. Dejaremos que se doren ligeramente. Pondremos una parte de caldo a calentar.
20131019-202503.jpg
Volcamos un vaso de vino blanco y añadimos cuatro tazas de arroz. Desde este momento pondremos el reloj a cero. El risotto estará en 13 minutos.
20131019-203234.jpg
La clave de un risotto cremoso es ir removiendo continuamente y añadiendo caldo cuando el arroz se seque. Este tipo de arroz (ya sea arborio o bomba) absorbe el caldo que da gusto verlo y como el caldo lo tenemos caliente, no cortará la coccion.
A los siete minutos, mas o menos, desmigaremos el muslito confitado de pato y lo añadiremos al risotto
20131019-204541.jpg
Cuando se hayan cumplido los trece minutos, cogeremos una cucharita y probaremos si está a nuestro gusto de ternura. La textura del arroz podemos decidirla, pero lo que no es negociable es la textura del risotto: Debe ser jugoso, con mas tendencia al caldo que al mazacote.
Si está todo a nuestro gusto, procederemos a añadir unos 200 gramos de parmesano rallado y una cuñita de roquefort (societe tiene un formato bastante molón con cuñas de 25 gramos).

Machacamos las nueces en un mortero y añadimos al risotto. Mezclamos, servimos y esperamos los aplausos

20131019-205829.jpg