Tag Archives: pechuga de pollo

Canelon vegetal de pollo y foie

10 Sep

Estoy tomando medidas severas para combatir la terrible barriga que he forjado. Empecé como muchos otros un programa basado en correr sin rumbo por la ciudad. Voy a una velocidad ridícula. Creo que he sido adelantado por hombres, mujeres, hobbits y todo tipo de seres mitológicos.
Pero he aqui que me encuentro con un repentino dolor de rodillas e investigo otros deportes menos agresivos con las articulaciones. Tengo las piernas semi nuevas, no las he usado casi. Pero parece que esto tampoco es bueno.
He encontrado algo que puede irme bien. La “marcha nordica”. Es como andar pero con unos palos supermolones. Mejora el tono físico, la postura, bajas peso. Es la hostia, segun internet. Solo hay un pequeño problema.

LA VERGÜENZA

He visto las fotos no promocionales de esta disciplina y la media de edad está muy próxima a la muerte. Coño, es que no deja de ser andar en chandal. Voy a parecer Santa Claus yendo al mercadona.

Mientras pienso en autoengaños para evitar añadir un nuevo trauma a la lista, voy a comer que se me da mucho mejor.

Ingredientes:
Para el canelon
Un puerro
Una pechuga de pollo
Harina
Paté
Para la salsa
Vino tinto
Miel

Eliminamos las inútiles hojas verdes por las que pagamos religiosamente cada vez que pesamos el puerro en el super. Cortamos longitudinalmente el puerro y lavamos para evitar restos de tierra.

20130910-204842.jpg

Ponemos las hojas de puerro a hervir en agua salada unos tres o cuatro minutos. Una vez hervida, las dejamos escurrir

20130910-210357.jpg

Cortamos el pollo en daditos pequeños y lo freimos con un poco de aceite. Paralelamente en una cacerola, ponemos a hervir dos vasos de vino a fuego lento a los que añadiremos dos cucharadas de miel.

20130910-211509.jpg

Haremos una bechamel para el relleno del canelon y añadiremos el pollo y un toque de paté. En este punto es muy recomendable probar, ya que si nos pasamos con el paté quedarán demasiado fuertes.

20130910-212455.jpg

Cogemos una lámina de puerro y rellenamos con nuestra bechamel. Despues de enrollar podemos cortar los extremos para que quede mas finolis pero en mi casa no se tira nada asi que yo los he dejado tal cual.

20130910-214425.jpg

Vertemos la reduccion de vino y miel sobre el canelón y nos queda un platako que sería digno de formar parte de la pizarra de un bar donostiarra. YEUP!

20130910-214233.jpg

Yep

¡Vamos chavalería!